1. ¡Dios es mi Padre amoroso, que quiere lo mejor para mí!